Isidoro Gil de Jaz

Isidoro Gil de Jaz

  • Isidoro Gil de Jaz (Sangüesa, Reino de Navarra 1696- Madrid, 1765). Jurista y regente de Asturias. Celoso regente del Principado de Asturias. Él se consideraba hijo de Sos del Rey Católico, Zaragoza, pues de allí procedía su familia, y allí comenzó a ejercer la abogacía después de obtener brillantemente el doctorado en leyes y cánones.

Tendría alrededor de cuarenta años cuando fue nombrado alcalde y oidor del Real Consejo de Navarra, donde permaneció hasta ser promovido a la Regencia del Principado de Asturias, cargo del cual tomó posesión el 2 de julio de 1749. Durante los seis años de su regencia en Asturias, fue varia y abundante la labor realizada: promovió la construcción y reparación de puertos, caminos, puentes y carreteras, figurando entre los primeros el muelle de Gijón, y entre las últimas, la que conducía a dicha villa y la del puerto de Pajares que, iniciada como una "pedrera" a principios del S. XVI por obispo Diego de Muros, fue notablemente mejorada por Gil de Jaz, hasta que Campomanes logró convertirla en Real carretera de León. También parece que se ocupó en la reorganización de los servicios de Correos y estafetas. Pero su obra trascendental fue proponer, primero al Rey Fernando VI en 1751, y llevar a cabo después, inmediatamente, el proyecto de un "Hospicio y Hospital de Huérfanos, Expósitos y Desamparados", al objeto de "reducir al trabajo a los pobres sanos", "recoger a los huérfanos y expósitos" y "doctrinar y hacer laboriosos en parte a los inválidos", ambición ésta que en nada difiere de la moderna y eficaz "recuperación de inválidos", tan en auge entre los americanos; de tal forma que el pensamiento de Gil de Jaz no era sólo cuidar de la manutención y educación de los acogidos, sino instruirlos adecuadamente para su colocación en distintos empleo, industrias u oficios. a esa industria artesanal, fomentada concretamente por el Hospicio ovetense, se refiere Madoz en su Diccionario, pero ya medio siglo antes Jovellanos parece aludir a ella cuando en su VII carta a Ponz le dice: "se ha adelantado bastante el tejido de lienzos y he visto bellas cotonias, colchas, mantelerías, panas, y otros géneros de excelente calidad y apariencia fabricados en Oviedo". Cuando el Inquisidor general de España, Manuel Quintano Bonifaz, fue desterrado por condenar una obra del abad Mesenghi sin dar cuenta al rey, Gil de Jaz se encontró entre los ocho ministros que aconsejaron a Carlos III en su Decreto de 17 de noviembre de 1761 por el que, en defensa de la regalía, estaba prohibido publicar un breve, bula o carta pontificia, que tocase a establecer ley o regla de observancia general sin ser vista y examinada por el rey. El 25 de agosto de 1760, fundó y dotó Gil de Jaz a sus expensas el Colegio de las Escuelas Pías de Sos, al que instituyó heredero universal de sus bienes y al cual, después de muerto, fueron todas sus alhajas, Representaciones, Ordenanzas, Memoriales, etc. impresos y manuscritos.

 
Cerrar política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.